Desmienten Estudio de Asociacion de Constructores de Hogares

A continuación un comunicado de prensa:

Desmienten estudio de la Asociación de Constructores de Hogares
3 de octubre de 2008

San Juan – Planificadores y entidades ambientales desmintieron las conclusiones del supuesto estudio científico presentado por la Asociación de Constructores de Hogares (ACH), que alega que el 77% de los terrenos de las costas y el 84% de las tierras están en condiciones vírgenes y subutilizadas.

Para el planificador Carlos Maysonet, ex director de la desmantelada Oficina del Plan de Usos de Terrenos de Puerto Rico, “los constructores están demostrando una gran prepotencia e insensibilidad humana al ignorar el clamor ciudadano de que se detenga el patrón de desarrollo salvaje que ha padecido el País durante las últimas décadas, y que se ha manifestado de manera trágica en las lluvias de los pasados días”. El profesor Maysonet catalogó de ofensivas las expresiones del presidente de los constructores, ingeniero Rafael Rojo, que dice que esto obedece a “campañas de desinformación”.

El planificador José Rivera Santana señaló que “los que hoy dicen que el 84% de los terrenos del País están listos para ser aplanados y convertidos en cemento son los mismos, que utilizaron todo su poder económico para que se desmantelara la Oficina del Plan de Uso de Terrenos de Puerto Rico”.  El Plan de Uso de Terrenos es el instrumento que de manera científica y objetiva, puede proponer en qué lugares se puede o no desarrollar. “Sin embargo, dicho esfuerzo fue descontinuado y todavía duerme el sueño de los justos en la Junta de Planificación”, denunció Rivera Santana.

Sobre los datos que presentó la ACH en el estudio divulgado esta semana, la planificadora ambiental de Iniciativa para un Desarrollo Sustentable, Carmen Guerrero Pérez destacó que “los constructores deben entender que la preocupación, tanto de las comunidades como de los  grupos ambientales, no es el por ciento de cobertura urbana de la Isla, sino la tasa de cambio de  esa cobertura urbana y su ubicación en áreas de importancia ecológica, agrícola, de abastecimiento de agua potable y de esparcimiento, entre otras”.

Guerrero Pérez, también recalcó que “algunos de los datos (ej; cobertura de suelos urbanos) son similares a los que ya presentan un sinnúmero de estudios publicados, como el primer borrador del Plan de Usos de Terrenos de Puerto Rico, el borrador del Programa de Manejo de la Zona Costanera e investigaciones científicas elaboradas por entidades de calibre mundial como el Instituto Internacional de Dasonomía Tropical”

Los planificadores coincidieron que el razonamiento del Ing. Rojo y las acciones de los desarrolladores, en complicidad con la Junta de Planificación y otras agencias de permisos, han tenido y continúan teniendo serias consecuencias, sobre la vida de muchos puertorriqueños.  La construcción en lugares inadecuados y los cambios al contorno de los terrenos y de las aguas que los drenan, son responsables de la mayor parte de las desgracias que hoy viven ciudadanos de los pueblos afectados por las lluvias, y que en el pasado reciente han vivido residentes de Lares, Manatí, Ponce, y otros municipios.

De igual forma destacaron que el frenesí de construcción que arropa al País, y que parece ser la punta de lanza de la Junta de Planificación, ha inutilizado miles de cuerdas de terreno de gran potencial agrícola, lo que deja al País indefenso ante la crisis alimentaria mundial que se perfila, y ha destruido miles de cuerdas de terrenos de alto valor ecológico.

También enfatizaron que urge cambiar el mito de que terrenos no construidos equivalen a terrenos subutilizados sin valor económico, ya que muchas de las zonas sin cobertura urbana brindan una gran cantidad de servicios básicos, como son los abastos de agua potable, las fuentes de producción agrícola, el control de inundaciones y la sedimentación, así como la protección contra marejadas y huracanes, y atractivos turísticos y recreativos, entre otros, que contribuyen y aportan a nuestro desarrollo socioeconómico.

Finalizaron señalando que el pueblo no necesita de más estudios para saber dónde estamos, que lo que se necesita es de planes para saber hacia dónde  dirigir al País.  Que hoy, más que nunca, lo que Puerto Rico necesita es un Plan de Usos de Terrenos.

Switch to our mobile site