Las autopistas se hacen sentir en la comunidad de aves

Las autopistas contribuyen a mover tráfico a altas velocidades, pero tienen muchos efectos en el ambiente y los sistemas naturales que deben ser considerados. Dos efectos principales son la destrucción de hábitat durante la construcción y la fragmentación de bosques. Otro efecto que no parece ser considerado es el ruido que se produce en las autopistas sobre los bosques.

Algunas autopistas tienen barreras para contener el ruido de áreas urbanas, pero no existen para bosques. El ruido de las autopistas, una mezcla del ruido de los motores y la fricción de las gomas en el concreto, penetra los bosques que las rodean, haciendo necesario estudiar el efecto de este ruido. Si las especies evitan las áreas bañadas en este ruido, el área impactada por una autopista debe ser considerada mucho más grande de lo que se ve a simple vista.

En un estudio de Maria Isabel Herrera-Montes y T. Mitchell Aide, de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, analizaron el efecto del ruido en las comunidades de aves y anfibios en Puerto Rico. El estudio lo hicieron cerca de las carreteras PR-2 y PR-22, en la zona del karso, y la PR-1 y la PR-52, en bosques de baja elevación.

A lo largo de estas carreteras, escogieron áreas de bosque cerca de las carreteras, con mucho ruido, y otras áreas lejanas a las carreteras, con poco ruido. Los bosques en cada zona eran similares en términos de estructura y su mayor diferencia era el nivel de ruido.

El resultado fue significativo: el ruido de las autopistas afectaron la comunidad de aves de manera negativa. Las áreas con ruido tenían menos diversidad de especies y menos especies al compararlas con áreas similares pero sin el ruido de las autopistas. Esto significa que las aves evitan las áreas cercanas a las carreteras, posiblemente porque no se pueden comunicar o atraer una pareja.

El estudio encontró que las comunidades de anfibios, coquíes y ranas, no fueron afectadas por el ruido. Es posible que el comportamiento de los anfibios (todas las especies cantan de noche) les permitieran evitar los periodos con más ruido de las autopistas. También es posible que el hecho de que las ranas en Puerto Rico tienden a tener coros bien densos y cantan a alto volumen les permiten atraer una hembra ya que están acostumbrados a ambientes de alto nivel de sonidos.

Este estudio nos demuestra el problema serio que representa el gran número de carreteras en Puerto Rico. Su impacto no se limita al área que cubren. Sistemas de transportación colectivos ayudarán a nuestra calidad de vida al igual que a las especies con quienes compartimos esta isla tropical. No tomar acción raya en lo criminal.

Herrera-Montes, Maria Isabel and T. Mitchell Aide. 2011. Impacts of traffic noise on anuran and bird communities. Urban Ecosystems. DOI: 10.1007/s11252-011-0158-7