Publicado en 6 de Mayo de 2008

Imagen de Hawaii en GoogleMapsHace varios años se reportó que el coquí común de Puerto Rico (Eleutherodactylus coqui) había llegado a las islas de Hawaii, casi al otro lado del mundo. Un grupo de investigadores han usado este “experimento” para explorar los efectos que pueden tener las especes exóticas en un nuevo ambiente. Por lo general, se considera que las especies exóticas pueden causar cambios importantes que pueden resultar dañinos para las especies nativas del lugar.

Las especies exóticas son aquellas que llegan a un lugar llevadas por humanos, mientras que las especies nativas son las especies que ya vivían en un lugar antes de la llegada del hombre.

El estudio, por Hans Sin, Karen Beard y William Pitt, fue publicado este año en la revista científica Biological Invasions. Los autores encontraron que los coquíes no solamente reducen la cantidad de invertebrados en un área, lo cual era esperado, sino que cambian la disponibilidad de nutrientes. En suelos con baja cantidad de nutrientes, como en Hawaii, las plantas se han adaptado para crecer con estas condiciones. Plantas exóticas pueden aprovechar este efecto, análogo a añadir fertilizante, para competir con las plantas nativas y lograr establecerse. Según los investigadores, es la primera vez que se demuestra que un depredador puede afectar de esta manera los ciclos de nutrientes en sistemas terrestres.

Los investigadores compararon el efecto que tuvo la presencia del coquí en plantas y moléculas importantes para las plantas, como fósforo y nitrógeno. Colocaron jaulas en dos bosques, uno de los bosques tiene una población del coquí, el otro no. Usaron pares de jaulas, en una jaula de cada par colocaron coquíes y el la otra no. De esta manera pudieron comparar el efecto de tener coquíes sobre dos especies nativas y dos especies exóticas de plantas que colocaron en cada jaula y los invertebrados que llegaban a cada jaula.

Aunque el coquí no es el primer anfibio que invade Hawaii, ha sido el de más interés por su llamada, la cual no es apreciada como en Puerto Rico. El gobierno ha tratado de eliminar la especie, pero los esfuerzos han fracasado.

Estos resultados tienen implicaciones importantes en dos áreas. Primero, debemos evitar la introducción de especies exóticas, ya que pueden cambiar las dinámicas en los bosques de maneras imprevistas. Segundo, hacen falta mejores estudios para determinar los posibles efectos que tendría la extinción de una especie de coquí. Los coquíes son uno de los principales componentes de la fauna nocturna de Puerto Rico, debemos promover más estudios que nos permitan tomar mejores decisiones a la hora de manejar nuestros bosques.



Entradas recientes:

Categorías:

Ambiente (40)      Astrología (5)      Astronomía (5)      Ateísmo (15)      Aves de PR (13)      Biblia (10)      Biología (22)      Botánica (3)      Cambio climático (1)      Casa Pueblo (4)      Ciencia (98)      Comunidad (10)      Conservación (32)      Datos y Figuras (7)      Derechos civiles (17)      Discrimen (12)      Ecología (26)      Ecología De Paisajes Sonoros (2)      Economía (13)      Educación (29)      Escepticismo (47)      Estados Unidos (4)      Evolución (16)      Fotos y videos (5)      Historia (4)      Internet (3)      Las Antillas (4)      Latinoamérica (2)      Machismo (7)      Medicina (6)      Modas (1)      Moralidad (9)      OVNIs (5)      Océanos (1)      Otros (1)      PNP (18)      PPD (25)      Pensamiento ateo del día (6)      Periodismo (67)      Planificación (8)      Policía (7)      Política (105)      Pseudociencia (31)      Puerto Rico (215)      Razón (62)      Religión (62)      Separación Iglesia Estado (15)      Sistemas tropicales (7)      Tecnología (5)      Transgénicos (2)      UPR (33)      Viernes de video (14)      Zoología (42)     


http://blog.CoquiPR.com/2008/05/los-efectos-de-las-especies-exoticas/
Licencia: Creative Commons License