Publicado en 31 de Julio de 2008

Esta es una columna por Abel Vale, presidente de Ciudadanos del Karso, publicada en El Nuevo Día. Él resume las causas de la mayoría de los problemas en la isla y las barreras que hemos creado que impiden resolverlos.

30-Julio-2008

Abel Vale

Espeleólogo y presidente de ciudadanos del Karso

¿Quién creó la crisis?

“El mundo no podrá superar su estado de crisis actual si continúa pensando en la misma forma que dio lugar a la presente situación”.

Albert Einstein

Gran parte de los problemas económicos que confrontamos hoy en Puerto Rico tienen su origen en la falta de un desarrollo integral de la Isla. Esto supone la integración de aspectos sociales, económicos y ambientales.

La Junta de Planificación, entidad responsable en ley por esta encomienda, ha actuado, sin embargo, ajena a nuestra realidad ambiental. Lo que es peor, los directivos de esta agencia insisten en continuar aprobando proyectos urbanos en terrenos agrícolas y ecológicamente sensitivos, eliminando los vitales servicios que estas áreas nos proveen, como es el suministro de alimento y agua potable.

Además, continúan impulsando un desarrollo urbano desparramado. Con ello, promueven la construcción de una compleja red de carreteras, haciéndonos cautivos del uso de los vehículos de motor y, sobre todo, a los derivados del petróleo como combustible. Esto, sumado a la necesidad de tener que proveer entonces un extenso sistema de infraestructura para dar apoyo a los centros residenciales cada vez más distantes, ha provocado que nuestra infraestructura sea una prácticamente inmanejable y sumamente ineficiente.

Hoy día la ciudadanía está pagando el costo de no desarrollar integralmente al País. No haber protegido y fortalecido nuestra industria agrícola, y no haber desarrollado nuestros recursos energéticos renovables, nos ha hecho presa del aumento exorbitante en precios de los alimentos, del combustible y fuentes energéticas que importamos, situación que está desangrando la economía del País.

¿Qué opciones nos ofrece el Gobierno ante la encrucijada en que nos encontramos? Aunque parezca increíble, las mismas alternativas o acciones que nos han llevado a los problemas que confrontamos actualmente. Es decir, continuar permitiendo la destrucción de más terrenos agrícolas y de importancia natural mediante su conversión a más carreteras y proyectos de desparrame urbanos.

Uno de los ejemplos más dramáticos de esta práctica nefasta es la propuesta extensión de la autopista PR-22, desde Hatillo hasta Aguadilla. Este proyecto supone la construcción de más de 27 millas de carretera en el karso norteño, particularmente a través de la zona más importante para la industria lechera de Puerto Rico. Aparte de los impactos a las vaquerías, a la ecología y a los abastos de agua subterránea de los que depende gran parte de la población en esta región, esta obra perpetuará aún más la dependencia del automóvil como medio de transportación. Para complicar aún más el panorama, la construcción de este proyecto comprometerá aún más y de forma significativa la salud fiscal gubernamental.

Debido a que la Autoridad de Carreteras y Transportación no cuenta con los más de $600 millones que costaría el proyecto, el Gobierno ha dado indicios de que buscará un inversionista privado para sufragar y operar esta obra. Este mecanismo de financiamiento no libra de riesgos al Gobierno y, por ende, a los atribulados contribuyentes, ya que de todas maneras deberá garantizar la inversión privada con fondos públicos en caso de que no se generen los recaudos esperados, en medio de una situación donde los recaudos por peaje y por impuestos a la gasolina han disminuido para la Autoridad de Carreteras.

Justificar esta carretera a base de la creación de empleos que se generarían durante su construcción, es continuar engañándonos, ya que los mismos desaparecerán una vez concluya su construcción. Una economía que dependa de la construcción, como la de Puerto Rico, no es, ni puede ser, una economía sostenible.

Puerto Rico necesita de nuevas ideas para poder lidiar con los graves desafíos a los que nos enfrentamos. El primer paso para ello, e irónicamente el más básico, es entender y reconocer nuestra realidad ambiental isleña y partiendo de la misma que todo proyecto a construirse se haga para integrar el desarrollo del País.

Parafraseando a Albert Einstein, no podremos superar el estado de crisis actual si el gobierno y la junta de Planificación continúan pensando en la misma forma que dio lugar a la presente situación.

http://www.elnuevodia.com/diario/voces/437023



Entradas recientes:

Categorías:

Ambiente (40)      Astrología (5)      Astronomía (5)      Ateísmo (15)      Aves de PR (13)      Biblia (10)      Biología (22)      Botánica (3)      Cambio climático (1)      Casa Pueblo (4)      Ciencia (98)      Comunidad (10)      Conservación (32)      Datos y Figuras (7)      Derechos civiles (17)      Discrimen (12)      Ecología (26)      Ecología De Paisajes Sonoros (2)      Economía (13)      Educación (29)      Escepticismo (47)      Estados Unidos (4)      Evolución (16)      Fotos y videos (5)      Historia (4)      Internet (3)      Las Antillas (4)      Latinoamérica (2)      Machismo (7)      Medicina (6)      Modas (1)      Moralidad (9)      OVNIs (5)      Océanos (1)      Otros (1)      PNP (18)      PPD (25)      Pensamiento ateo del día (6)      Periodismo (67)      Planificación (8)      Policía (7)      Política (105)      Pseudociencia (31)      Puerto Rico (215)      Razón (62)      Religión (62)      Separación Iglesia Estado (15)      Sistemas tropicales (7)      Tecnología (5)      Transgénicos (2)      UPR (33)      Viernes de video (14)      Zoología (42)     


http://blog.CoquiPR.com/2008/07/quien-creo-la-crisis/
Licencia: Creative Commons License