Publicado en 17 de Noviembre de 2011

Playa Aviones, Piñones

Llevaba más de un año que no pisaba la isla. Decidí escaparme después de pasar dos meses colectando datos en Costa Rica y antes de que la época navideña encareciera los pasajes y los autos alquilados.

Otra visión de mundo

Una de las ventajas que tenemos los que hemos viajado a otras partes del mundo, en particular a los que nos ha tocado vivir en otros países, es cambiar nuestra visión de mundo. O sea, que no nos limitamos a lo que nuestro ambiente nos ofreció, sino que también podemos comparar, ver qué funciona y que no funciona en otros lugares, como se vive y como se busca resolver los problemas. Yo llevo poco más de tres años viviendo en el estado de Indiada, en un pueblo pequeño (60,000 personas) en un área rural, o sea muy diferente a Puerto Rico.

Esta nueva visión me ha permitido darme cuenta de las cosas absurdas que se viven en Puerto Rico. La peor de todas es esta idea ridícula de que lo que ocurre en la isla tiene algún efecto o que alguien tiene interés en los Estados Unidos. Nada más lejos de la verdad. El gringo promedio no sabe donde queda Puerto Rico ni mucho menos saben que somos ciudadanos de su país. Nos hacen preguntas que nos parecen extrañas, como:

  • ¿Que tipo de visa tienes?
  • ¿Tienes número de seguro social?
  • ¿Eres residente permanente?

Dependiendo de el área del país, van asumir que eres mejicano o cubano. Pero siempre extranjero. Indiana es uno de esos estados que quiere pasar una ley para obligar a todos los Latinos a llevar papeles en todo momento. Así de mucho se vive el discrimen y la xenofobia. Que los políticos no vengan con cuentos chinos de que al gringo le importa nuestra islita o que les importamos porque somos ciudadanos. Son muchos los que dan evidencia de lo contrario.

La isla de la mediocridad

Otra cosa obvia que se ve es que Puerto Rico ha aceptado la mediocridad en todo. Se acepta en la Policía, en los políticos, en los medios de prensa, en los servicios. Se hace lo suficiente para salir del paso, no para resolver los problemas. ¿Cuantas veces se repite el mismo problema año tras año?

Un ejemplo para ilustrar a lo que me refiero. La Avenida Pontezuela en Carolina da a la urbanización donde me crié y donde aún viven mis padres. La avenida tenía dos áreas que terminaban hechas cantos después de lluvias fuertes. Una, a la mitad de la avenida, fue arreglada de manera correcta hace años. La otra, en la entrada, la estaban volviendo a arreglar cuando viajé a la isla. Esta misma entrada se hace imposible de cruzar cada vez que hay fuertes lluvias porque se inunda. Pero año tras año le tiran parchos hasta que se ve como que está arreglada y no se busca resolver el problema de una buena vez.

Para combatir el crimen sacan policías a la calle, pero no son policías preparados. Me sorprendí que aún se usa la idiota práctica de tener los biombos prendidos mientras patrullan. Millones de dólares perdidos, entre sueldos y gasolina, porque quieren resolver el problema inmediato, que la gente deje de quejarse de que no hay patrullaje dando un show, en vez de trabajar para luchar contra el crimen.

La ciencia pierde ante el crimen

El viernes en la tarde me encontré con Neftalí Ríos, compañero de laboratorio en la iupi por años, uno de mis mentores en la Universidad, descubridor del coquí llanero y actualmente profesor de la UPR en Humacao.

Pasamos largas horas hablando sobre planes para publicar unos trabajos, evaluaciones ambientales y la familia. Pero el tema que más me impresionó fue la posibilidad de que no vuelva a trabajar en Sabana Seca, hogar del llanero. No es por el calor, el humedal, el babote, los mosquitos, o la incertidumbre de si protegen el área o no. Sencillamente los narcos han vuelto el área alrededor de la antigua base tierra de nadie. La Policía brilla por su inefectividad. Cada año el área se calienta más. Encima de eso, hace unas semanas asesinaron a uno de los guardias, desarmado, de la base.

Por un lado, el alcalde y los destructores pretenden sembrar más casas y estrangular el hábitat del coquí llanero o contaminarlo con la construcción del innecesario gasoducto. Por el otro, no hay quien arriesgue su vida para estudiar esta singular ranita. La ciencia, que es difícil de trabajar en Puerto Rico por las muchas limitaciones de recursos, se limita más por la ola criminal.

La iupi

Uno de los días fui a Río Piedras para conseguir unos libros. Aproveché para darme una vuelta por mi Alma Mater y saludar a compañeros, profesores y personal de la iupi.

La mediocridad sigue siendo la orden del día.

Mientras la Rectora y la Junta de Síndicos pelean por el poder, el recinto se cae en cantos. La experiencia de volver a caminar por mi recinto fue agridulce, extrañaba el campus pero era obvio que las cosas no habían mejorado. Justo la semana anterior salió la noticia de los múltiples asaltos sexuales que se habían dado en el recinto a plena luz del día. Caminé el recinto de lado a lado, desde Facundo Bueso hasta Ciencias Naturales y no vi un solo policía y solamente tres guardias de seguridad del recinto. La seguridad no es prioridad.

Tuve la oportunidad de conversar con algunos profesores, bibliotecarios y secretarias. Les hacía una simple pregunta: “¿Cómo están las cosas?” No estamos hablando de gente de las facultades más de izquierda, sino de gente de Naturales. Todos decían lo mismo, “las cosas están bien malas aquí”. Pero antes de decirlo la angustia era obvia en sus rostros. Estas son personas que han trabajado por años, y hasta décadas, en la iupi y han visto como los monigotes del gobierno de turno han destruido el recurso más valioso que tiene el país.

Como ejemplo, me contaba un bibliotecario que tenían una partida de fondos anuales para materiales de $80,000. De un año para el otro la bajaron a $10,000 mientras les asignaban más responsabilidades. No hay aumentos hace años, a los que tienen derecho por años de empleo o por convenios. Pero para publicidad, abogados, policías para macanear y para los amigos de los gobernantes sí hay dinero.

Una cosa es hacer más con menos en medio de una crisis. Pero lo que hace el gobierno y sus incondicionales es destruir lo que ha tomado más de un siglo crear, una institución de calidad mundial.

Libros para llevar

Al salir de la iupi decidí darme la vuelta por La Tertulia para llevarme algunos de esos libros que no se consiguen por Amazon. Ya sea por lo extremadamente local del tema o por la falta de mercado que la compañía gringa les ve, algunos de estos libros ni siquiera aparecen en el catálogo de esa tienda. Empezé por escoger un libro de historia de la isla ya que no tengo uno en mi biblioteca, me decidí por Historia General de Puerto Rico de Fernando Picó. También aproveché y me llevé dos libros que sirven de referencia pero que también tienen una gran calidad visual: Atlas Ambiental de Puerto Rico de Tania del Mar López Marrero y Nancy Villanueva Colón, y el segundo fue Climatología de Puerto Rico de José A. Colón Torres.

Recientemente he tenido más interés de leer sobre la historia y las ciencias sociales aplicadas a la problemática actual que atraviesa la isla. Ya tenía dos de los libros de Ivonne Acosta, La Mordaza y La Palabra Como Delito. Me llevé el libro de Linda Colón Reyes, Sobrevivencia, Pobreza Y Mantengo. La Politica Asistencialista Estadounidense En Puerto Rico: El PAN Y El TANF para conocer mejor el problema de la probreza en Puerto Rico y no la propaganda que nos han empujado los partidos. Para completar, me llevé Puerto Rico: Las Penas de la Colonia mas Antigua Del Mundo, de Jose Trias Monge, y Puerto Rico En El Siglo Americano, de Cesar J. Ayala y Rafael Bernabe.

Terminé mi selección con dos libros de ensayos, Mi Tecato Favorito, de Rima Brusi-Gil de Lamadrid, y Ciencia Boricua: Ensayos y Anécdotas del Científico Puertorro, editado por Wilson J. González Espada, Daniel A. Colón Ramos y Mónica I. Feliú Mójer. Espero que ambos ayuden un poco a pasar mejor el invierno envuelto en buena lectura.

Amigos nuevos y viejos

A parte de pasar un rato con la familia, y conocer mi sobrina más jóven de apenas 9 meses, uno saca tiempo para los amigos. Algunos nuevos, que solamente conocía por las redes sociales como Twitter y otros viejos que conozco hace más de una década.

El gringo tiende a ser muy formal y distante, hasta nuestra costumbre de saludarnos con besos y abrazos entre amigos se reserva para las relaciones más íntimas o familiares. El país es frío y su gente también.

Pasar buenos ratos con boricuas sirve para energizar el espíritu. Todos ellos hicieron del viaje algo que valía la pena.

¿Hay futuro?

Un amigo, forzado por el desempleo a mudarse a Florida hace un año, escribió en su página de Facebook en el aniversario de su exilio. Expresó su dolor por lo mucho que extrañaba a Puerto Rico y su esperanza de algún día poder volver. Obviamente me pude identificar con ese sentimiento. Tres años son muy largos para estar lejos de la patria y, como muchos, compartimos la misma pregunta: ¿quedará una isla a la que podamos volver?

Ojalá la respuesta sea “sí”, porque la patria llama todos los días. Mucho más durante el frío invierno y en las noches silenciosas sin coquíes.

(Actualizado el 17nov a la 1:26pm)



Entradas recientes:

Categorías:

Ambiente (40)      Astrología (5)      Astronomía (5)      Ateísmo (15)      Aves de PR (13)      Biblia (10)      Biología (22)      Botánica (3)      Cambio climático (1)      Casa Pueblo (4)      Ciencia (98)      Comunidad (10)      Conservación (32)      Datos y Figuras (7)      Derechos civiles (17)      Discrimen (12)      Ecología (26)      Ecología De Paisajes Sonoros (2)      Economía (13)      Educación (29)      Escepticismo (47)      Estados Unidos (4)      Evolución (16)      Fotos y videos (5)      Historia (4)      Internet (3)      Las Antillas (4)      Latinoamérica (2)      Machismo (7)      Medicina (6)      Modas (1)      Moralidad (9)      OVNIs (5)      Océanos (1)      Otros (1)      PNP (18)      PPD (25)      Pensamiento ateo del día (6)      Periodismo (67)      Planificación (8)      Policía (7)      Política (105)      Pseudociencia (31)      Puerto Rico (215)      Razón (62)      Religión (62)      Separación Iglesia Estado (15)      Sistemas tropicales (7)      Tecnología (5)      Transgénicos (2)      UPR (33)      Viernes de video (14)      Zoología (42)     


http://blog.CoquiPR.com/2011/11/de-paseo-por-puerto-rico/
Licencia: Creative Commons License