Publicado en 22 de Marzo de 2013

Añado esta breve entrada para resaltar un par de escritos relacionados a la viciada y ridícula desición del Tribunal Supremo de Puerto Rico de negarle a una madre (y lesbiana) adoptar la hija de su compañera. La religión y los prejuicios le ganaron al bienestar de la niña. Primero, el análisis detallado, inclusive de las explicaciones de los jueces, por Mariana Iriarte Mastronardo. Esta columna fue publicada en Claridad el 25 de febrero de 2013 y aparece en el blog Derecho al Derecho. Es el mejor análisis del tema que he visto. Uno de sus puntos más importantes sobre la decisión de la mayoría es:

No obstante los fundamentos utilizados, el Tribunal parece estar claro en que la decisión es contra intuitiva. Es por ello que se ve obligado a dedicar varias páginas de la ponencia para expresar por qué la decisión no es discriminatoria. Además, señala, de manera mordaz, las razones por las cuales la disidencia está equivocada. Así, por ejemplo, tilda de “perturbadora” la metodología adjudicativa de la Hon. Anabelle Rodríguez Rodríguez. Entre otras cosas, porque ésta, según alega, es el resultado de su noción personal de lo que ella considera debe ser el significado de la Constitución de Puerto Rico en el 2013. Sin embargo, nada señala sobre las Opiniones de Conformidad del Juez Kolthoff Caraballo y del Juez Rivera García que, claramente, están atravesadas –so pretexto de interpretación constitucional neutral– por nociones patriarcales arraigadas en nuestro sistema social y político y que hoy se presentan por los Jueces como discursos validados científicamente.

Y sobre la, obviamente religiosa, opinión del juez Kolthoff, dice:

El Juez Kolthoff, por ejemplo, en [su opinión] –después de llamar a la intersexualidad una ‘terrible condición’– pretende, de manera sutil, dejar ver que el mejor bienestar del menor está dentro de una familia heteroparental. Para ello, dedica varias páginas de su Opinión a citar un estudio hecho por el Dr. Mark Regnerus para, finalmente, sugerir que los niños y niñas nacidos dentro de una familia homoparental son menos saludables que los habidos dentro de una heteroparental. En perspectiva, el estudio de Mark Regnerus, un profesor cristiano ultraconservador, fue criticado por más de doscientos académicos de renombre que exigieron una investigación acerca de su conducta académica y, aunque fue exonerado por la Universidad de Texas, durante la investigación surgieron varios cuestionamientos que ponen en tela de juicio la investigación que realizó. De hecho, para ser honestos intelectualmente, según nos exhorta el Tribunal, el estudio citado es contradicho por la Academia Americana de Pediatría que se expresó mediante una comparecencia como amigo de la Corte.

Vale la pena leer la columna completa.

Adicionalmente, ayer salió publicado un op-ed de los doctores Dr. Daniel Colón-Ramos y Giovanna Guerrero donde advierten sobre el uso de pseudo-ciencias para pretender darle peso a prejuicios. En la opinión, titulada We are not starfish, los científicos dicen:

Science has its place in the social dialogue, and when done correctly it can help us arrive at informed opinions and policies.  But scientific terminology can also be misused, intentionally or unintentionally, in an attempt to provide a logical grounding to a prejudice. Both in the U.S. and in P.R., conservative groups condemn homosexual unions by the argument that they are “unnatural” (in Puerto Rico and many other countries, the term is contra-natura). This position assumes that there is a natural order to things and that homosexuality goes against that natural order. This assumption, and its link to science, resurfaced this last month in Puerto Rico when religious leaders posited that our nature is “to be heterosexual beings.” “If not,” bishop Daniel Fernández Torres went on to speculate, “why didn’t we evolve as asexual animals, such as starfish?”

(La ciencia tiene su lugar en el diálogo social, y cuando se hace correctamente, puede ayudarnos a llegar a opiniones y  políticas públicas informadas. Pero la terminología científica también puede ser mal utilizada, intencionalmente o no, en un intento de proporcionar una base lógica para un prejuicio. Tanto en los EE.UU. como en Puerto Rico, los grupos conservadores condenan las uniones homosexuales con el argumento de que son “antinaturales” (en Puerto Rico y muchos otros países, el término es contra-natura). Esta posición supone que hay un orden natural de las cosas y que la homosexualidad va en contra de ese orden natural. Esta suposición, y su relación con la ciencia, resurgió el mes pasado en Puerto Rico cuando los líderes religiosos postuló que nuestra naturaleza es “ser seres heterosexuales.” “Si no,”  especulaba el obispo Daniel Fernández Torres, “¿por qué no evolucionamos como animales asexuales, como la estrella de mar?”)

También hablan de los problemas denunciados por más de 150 pares del autor del estudio que el juez Kolthoff usó. El autor de ese estudio, Mark Regnerus, es un fundamentalista cristiano.

Recientemente se descubrió que el estudio de Regnerus fue creado expresamente para darle al Tribunal Supremo de los EEUU algo en que basarse para excusar meter los argumentos religiosos y los prejuicios en las decisiones que afectan al país. Ya nos podemos imaginar que grupos religiosos se aseguraron de los jueces recibieran este estudio pseudo-científico para esconder sus verdaderos motivos.

Cuando tienes que mentir para defender una posición, no tienes razón. O, ¿es que acaso creen que con negarles los derechos, niegan la existencia de los gays?

 



Entradas recientes:

Categorías:

Ambiente (40)      Astrología (5)      Astronomía (5)      Ateísmo (15)      Aves de PR (13)      Biblia (10)      Biología (22)      Botánica (3)      Cambio climático (1)      Casa Pueblo (4)      Ciencia (98)      Comunidad (10)      Conservación (32)      Datos y Figuras (7)      Derechos civiles (17)      Discrimen (12)      Ecología (26)      Ecología De Paisajes Sonoros (2)      Economía (13)      Educación (29)      Escepticismo (47)      Estados Unidos (4)      Evolución (16)      Fotos y videos (5)      Historia (4)      Internet (3)      Las Antillas (4)      Latinoamérica (2)      Machismo (7)      Medicina (6)      Modas (1)      Moralidad (9)      OVNIs (5)      Océanos (1)      Otros (1)      PNP (18)      PPD (25)      Pensamiento ateo del día (6)      Periodismo (67)      Planificación (8)      Policía (7)      Política (105)      Pseudociencia (31)      Puerto Rico (215)      Razón (62)      Religión (62)      Separación Iglesia Estado (15)      Sistemas tropicales (7)      Tecnología (5)      Transgénicos (2)      UPR (33)      Viernes de video (14)      Zoología (42)     


http://blog.CoquiPR.com/2013/03/adopcion-y-el-supremo/
Licencia: Creative Commons License